martes, 17 de mayo de 2011

¿QUE ES MEJOR, ESCUCHAR O LEER EL CORAN?





Pregunta:

¿Qué es mejor, leer el Corán o escuchar a un recitador en una cinta?


Respuesta:

Es mejor para un individuo hacer lo que sea más beneficioso para su corazón y que tenga una gran influencia sobre ello. Ya sea leer o escuchar. El punto de leer el Libro de Alláh es contemplar sobre ello, entender sus significados y actuar sobre lo que enseña, como Alláh, el Exaltado dijo:

"Un Libro el cual Nosotros te hemos enviado, lleno de bendiciones, para que ellos puedan ponderar sobre sus versos, y para que los hombres de entendimiento puedan recordar".


Alláh, el Altísimo y Majestuoso, también dijo:
"Efectivamente, este Corán guía hacia lo que es más justo y recto, y da buenas noticias a los creyentes".


Alláh, el Glorificado, dijo:
"Di: Esto es para aquellos quienes creen, una guía y una reconciliación".




Autor: El Sheik Al Allamah Abdul Aziz Ibn Baz.


Fuente: La correcta respuesta concerniente a las reglas de las oraciones nocturnas y el Tarawih.




http://www.at-tahara.com/index.php?option=com_content&view=article&id=200:ique-es-mejor-escuchar-o-leer-el-coran&catid=21:coran&Itemid=27

domingo, 8 de mayo de 2011

Nueve grandes beneficios de leer y reflexionar sobre el Corán[1].




Nueve grandes beneficios de leer y reflexionar sobre el Corán[1].

En el Nombre de Alláh, el Todo Misericordioso, que su Salah y su Salam sean sobre su Mensajero final; procedamos:


Efectivamente, el Libro de Alláh no es un libro como cualquier otro, ello es la eterna Palabra de Alláh, no una cosa creada, un guía de estudio para la vida y la muerte y lo que viene después. Por lo tanto, merece que la palabra de alguien más. Ello necesita que su lector retorne a las narraciones tempranas de aquellos quienes atestiguaron su revelación y oyeron su explicación por aquel delegado por Alláh para ensayar y explicar Sus Palabras a la humanidad ( sws ). Porque si uno tratara de sopesar los significados de los versos sin haber hecho este estudio, entonces seguramente la asquerosidad del tiempo en que él vive y su ignorancia de la correcta aplicación y entendimiento que los primeros musulmanes tuvieron le causaría entender algunas cosas no propuestas por Alláh, el Más Alto, y por lo tanto él se desviaría, pensando en estar adorando a Alláh.



Así que cada musulmán sincero quien espera ganar el Amor de Alláh por recitar y reflexionar sobre el Libro de Alláh, entonces déjenlo aferrarse fuertemente a los significados explicados por el Profeta ( sws ) y aquellos enseñados por los Compañeros y sus seguidores inmediatos, y los primeros escolares del Islam.

Sepan que recitar y sopesar sobre el Libro de Alláh, dedicando su tiempo a su estudio e implementación tiene tremendos beneficios en esta vida i en la Siguiente, así que déjenos ahora buscar solo un poco de ellos para atarnos más firmemente a las Palabras Majestuosas de Alláh. Cada beneficio se eleva como suficiente de un ánimo por sí mismo para nosotros para rehuir de cualquier flojera que tengamos y dedicarnos nosotros mismos al Corán apropiadamente.



1.- Leer y reflexionar sobre el Corán cumple un deber islámico.



Efectivamente el Profeta ( sws ) resumió esta Religión con su declaración:

“La Religión es Nasihah (sinceridad)”.



Así que entonces Tamiz Ibn Aws ( radiallahoan ) dijo: “Nosotros preguntamos: “¿Hacia quién?”. Él ( sws ) dijo:

“Hacia Alláh, SU LIBRO, Su Mensajero, los líderes de la gente y el pueblo común”[2].



La sinceridad que es debida al Libro de Alláh, como Ibn Rajab Al-Hambali dijo, inluye tener un fuerte amor por ello, honrarlo y ensalzando su gran status, afirmando que ello es el Discurso de Alláh, buscando entender sus significados, actuando por ello, siguiendo las órdenes encontradas en ello, difundiendo su correcto entendimiento, estudiándolo continuamente y tomando de las buenas maneras a las que ello anima[3].



Así que por leerlo y reflexionar sobre el Corán, uno cumple una obligación y es recompensado por ello. Sobre cumplir esta obligación, el Corán entonces se vuelve una prueba para él en el Día del Juicio. Y este es nuestro segundo beneficio que tomaremos abrazando este Noble Libro.





2.- El Corán será una prueba para nosotros en el Día del juicio.



Esto es debido a la declaración del Mensajero ( sws ):

“…y el Corán es una prueba para ustedes o contra ustedes”[4]



Así que una de dos cosas ocurrirá con esta prueba, el Libro de Alláh. ¡Ello será cualquiera; en su favor, una prueba para ustedes en el Día cuando ustedes necesitarán cada acto bueno singular, o será algo que se levante contra ustedes, el Discurso de su Creador, una prueba contra ustedes! ¿Quién podrá ser salvado de los terrores del Día si el Discurso de Alláh está contra él? Piensa cuidadosamente, querido hermano o hermana, acerca de su posición on el Corán. ¿Están siendo negligente con ello, contradiciéndolo siendo descuidado de sus órdenes y prohibiciones, están pensando profundamente sobre ello? ¿Ello estará de su lado en el Día del Juicio?



¡Oh Alláh! ¡Te pedimos, por Tu Glorioso Discurso y el resto de Tus bellos Nombres y Atributos, el hacer del Corán una prueba para nosotros! ¡Oh Alláh! ¡No hagas del Corán una prueba contra nosotros en ese Día, y sálvanos del fuego del infierno!



Porque si Alláh hace al Corán una prueba en nuestro favor en ese Día, entonces ello será un gran intercesor para nosotros, cuando la NO intercesión tomara lugar excepto por Su Permiso.





3.- El Corán intercederá por nosotros en el Día del Juicio.



La prueba: Abu Umamah relata que el Profeta ( sws ) dijo:

“Lean el Corán, porque verdaderamente ello vendrá sobre el Día del Levantamiento como un intercesor por sus compañeros”[5].





4.- Su estatus en esta vida será elevado.



En Sahih Muslim, nosotros encontramos una historia hermosa, acerca de un hombre de la gente prometida del Yannah, Umar Ibn Al-Khatab, y su delegado sobre Mekkah entendió esto.



Sobre la autoridad de Amir Ibn Wathilah, él dijo que Nafi Ibn Abril-Harith se encontró con Umar Ibn Al-Khatab en (un lugar llamado) Usfan. Umar acostumbraba ponerlo a él (a Nafi) a trabajar (para gobernar) sobre Makkah.



Así que él (Umar) dijo: “¿Quién te ha puesto a trabajar (gobernar) sobre la gente del Valle (de Makkah)?”. Nafi dijo: “Ibn Abza”. Umar dijo: “¿Quién es Ibn Abza?”. Nafi dijo: “Uno de nuestros esclavos liberados”. Umar dijo: “¿Así que has puesto a un esclavo liberado a cargo de ellos?”. Nafi dijo: “Verdaderamente él es un recitador del Libro de Alláh, el Altísimo y Majestuoso, y verdaderamente él es conocedor de las leyes de herencia”. Umar dijo: “Verdaderamente tu Profeta ha dicho: “Verdaderamente Alláh eleva a alguna gente por vía de este Libro y rebaja a otros por ello” “[6].





5.- Ustedes serán de la mejor de la gente.



Uthman ( radiallahoan ), el tercer Califa y cuarta más virtuosa persona sobre la tierra después del Profeta (SAW), Abu Bakr y Umar, dijo que el Profeta ( sws ) dijo:

“Los mejores de ustedes son aquellos quienes aprenden el Corán y lo enseñan a otros”[7].





6.- Hay diez recompensas para cada letra que ustedes reciten del Corán.



Como un hadith auténtico en Sunan At-Tirmidi prueba:

“Quienquiera que lea una letra del Libro de Alláh, él tendrá una recompensa. Y sea recompensa será multiplicada por diez. Yo no estoy diciendo que: “Alif, Lam, Mim” es una letra, sino que estoy diciendo que “Ali” es una letra, “Lam” es otra letra y “Mim” es otra letra”[8].



Así que incrementen su recitación del Corán para ganar estos méritos y para ganar el siguiente mérito también.





7.- Los recitadores del Corán estarán en compañía de los nobles y obedientes ángeles.



Aishah ( radiallahoan ), la esposa amada del Profeta quien sostuvo su cabeza en su regazo mientras él tomaba sus últimos respiros bendecidos, relata que el Profeta ( sws ) dijo:

“Verdaderamente aquel quien recita el Corán bella, calmada y precisamente, él estará en compañía de los nobles y obedientes ángeles, y como para aquel quien recita con dificultad, tartamudeando o tropezando a lo largo de sus versos, entonces él tendrá DOS VECES esa recompensa”[9].



Así que no dejen que el Shaytán les dé falsas excusas, tales como “No soy un árabe”, o “No es mi lengua”. Este hadith es una prueba firme contra estos susurros. Dedíquense ustedes mismos al Libro de Alláh, si ustedes son árabes o no. Las excusas han sido eliminadas y la vía ha sido clarificada para que ustedes abracen el Libro de Alláh sin retroceder u ofrecer excusas.

Y seguramente ustedes no vacilarán en buscar un maestro o un círculo de estudio para el Corán una vez que ustedes los últimos y tal vez más grandes beneficios de lee y contemplar sobre el Corán.





8.- El Corán los guiará al Paraíso.



El Profeta ( sws ) dijo:

“El Corán es un intercesor, algo a lo que se le dio permiso de interceder y se cree rectamente en ello. Quienquiera que se pone enfrente de él, él lo guiará hacia el Paraíso, quienquiera que se ponga detrás de él, ello lo conducirá al Fuego del Infierno”[10].





9.- Su posición n el Paraíso está determinada por el monto de Corán que ustedes memoricen en esta vida.



Adbulaah Ibn Amr Ibn Al-As escuchó al Profeta diciendo:

“Será dicho a los Compañeros del Corán: ¡Lean y eleven (a través de los niveles del Paraíso) y embellezcan su voz como ustedes acostumbraban hacerlo cuando estaban en la Dunya! ¡Porque verdaderamente, su posición en el Paraíso estará en el último verso que ustedes reciten!”[11].



Sepan que estos nueve beneficios disponibles, pueden solamente ser obtenidos por un sincero compromiso hacia el Libro de Alláh, no por la mera declaración de una persona, “Yo amo el Corán, es bello”. Más bien el corazón debe estar sinceramente atado al Libro de Alláh y los miembros y lengua seguirán este compromiso.



Ustedes deben saber que solamente un poco de los numerosos beneficios de leer y reflexionar sobre el Corán ha sido mencionado aquí. Hay muchos beneficios que esperan su lectura en el Corán y libros de Hadith, como el capítulo del Corán que argumentará de su parte en la tumba, y esto es una cura física, una fuente de descanso y relajación de su corazón, entre muchas otras cosas. Y Alláh sabe mejor.



[1] Escrito por Abul-Abas, el 1421-12-20, actualizado el 1424-09-05.

[2] Sahih Muslim 194 (1/220 de Sharh An-Nawawi).

[3] Ver Yamiul-Ulum wal-Hikam, p. 221 (Ar-Risalah, 1417).

[4] Parte de un hadith en Sahih Muslim 533 (2/97 de Sharh An-Nawawi).

[5] Sahih Muslim 1871 (3/330 de Sharh An-Nawawi).

[6] Sahih Muslim 1894 (3/339 de Sharh An-Nawawi).

[7] Sahih Al-Bukhari 5027 (9/89-90 de Fat-hul-Bari).

[8] Sunan At-Tirmidi 2910; Al-Albani lo autentificó en Sahih Sunan At-Tirmidi (3/164).

[9] Sahih Muslim 1859 (3/325 de Sharh An-Nawawi); otra versión de este hadith con una leve diferencia en palabras puede ser encontrada en Saheeh Al-Bukhari 4937 (8/852 de Fat-hul-Bari).

[10] Un hadith auténtico encontrado en Sahih Ibn Hiban 124 (1/330-331 de Tartib Ibn Balban, impreso por Ar-Risalah), sobre la autoridad de Abdullah Ibn Masud; Al-Albani lo autentificó en Silsilatul-Ahadithis-Sahihah 2019.

[11] Sunan At-Tirmdi 2914; Al-Albani lo autentificó en Sahih Sunan At-Tirmidi (3/164-165).

http://www.islammexico.net/BeneficiosdeLeeryReflexionarCoran.htm